Ladrillos cerámicos, el futuro de la construcción


Ofrecen mayor aislación térmica y acústica que el ladrillo común. Además son menos costosos (mejoran los costos por metro cuadrado) y permiten construir tres veces más rápido que los materiales tradicionales.

La inflación que acecha a la Argentina desde hace casi una década y la ausencia de créditos hipotecarios atractivos obligan a buscar formas de construcción cada vez más económicas, pero no por eso de menor de calidad.
En ese contexto aparecen en escena los ladrillos cerámicos, materiales que buscan consolidarse en el mercado ofreciendo mejores cualidades que los ladrillos comunes a un menor precio final por metro cuadrado (m2).
Enlace Industrial dialogó con uno de los grandes protagonistas de la fabricación de ladrillos cerámicos del país, Industrias Chirino. Su director, Alberto Chirino, reveló algunas intimidades de la empresa y contó todo lo que pueden ofrecer los nuevos materiales.
“En Industrias Chirino hacemos pretensado y premoldeado de hormigón e industria cerámica. Dentro de esa última categoría están los ladrillos cerámicos”, comentó el empresario.
“Es importante que los mendocinos vean la fábrica y sepan el material que se produce hoy en la provincia. El ladrillo cerámico no es hoy un material prioritario dentro de Mendoza, pero va a llegar a serlo. Sin duda alguna va a terminar siendo un gran sustituto del ladrillo común”, continuó.
Para justificar su opinión, Alberto Chirino comparó las cualidades del ladrillo cerámico con las del ladrillo común. “El ladrillo que fabricamos en Chirino aporta muchos beneficios desde el punto de vista de la sustentabilidad. Ofrece un grado de aislación térmica y aislación acústica superior al de los materiales de construcción más comunes. Además su colocación es mucho más económica, porque se ahorra dinero en morteros y en otras herramientas necesarias para los ladrillos tradicionales”, apuntó.
“Por si fuera poco, está demostrado que con el ladrillo cerámico se puede construir tres veces más rápido que con el ladrillo común” indicó.
Industrias Chirino presentó hace apenas algunas semanas un informe a los municipios de Mendoza para demostrar, además de las características mencionadas, la óptima sismo resistencia de los ladrillos cerámicos. “Estamos por encima de las exigencias técnicas más estrictas”, aseguró Chirino.
Otros materiales
Además de los ladrillos cerámicos, Chirino es líder en otros materiales. En sus inicios, la fábrica fue pionera en la elaboración de premoldeados y pretensados de hormigón. “Se le llama premoldeado a bloques y articulados de piso que se usan para pavimentos. Además está el pretensado, que básicamente es la vigueta. Se llama así porque lleva alambres que se pretensan y después se moldean arriba la vigueta”, explicó el experto.
Por otra parte está la mencionada parte de ladrillo cerámico. Chirino produce en ese segmento ladrillos para paredes (portantes y no portantes) y para techos.
En total, entre todos los productos, la fábrica produce unas 20 mil toneladas mensuales de materiales, aunque no se está usando toda la capacidad instalada. “Hemos hecho muchas inversiones para llegar a unas 24.000 toneladas. Hoy estamos trabajando a un 80% para mantener la rentabilidad del producto en sí, aunque hoy la demanda no cubre el 80% en ventas”, señaló el empresario.
Tecnología de punta
Enlace Industrial visitó las instalaciones de Industrias Chirino y confirmó con agrado que se trata de una de las fábricas más avanzadas del país en materia tecnológica. “Estamos muy avanzados, no solo en tecnología, sino también en eficiencia, ahorro de energía y optimización de los recursos. La gente ve el ladrillo cerámico y lo entiende como un material de la obra, pero nunca se imagina la tecnología que hay detrás de ese producto”, contó orgulloso.
“Tenemos un producto sustentable y está comprobado a través de la historia que es uno de los materiales más resistentes que existen. Eso, gracias a la tecnología que incorporamos de forma permanente y a la experiencia con la que trabajamos”, apuntó.
Para dar un ejemplo de inversión se puede mencionar la terminación en los últimos meses de un nuevo secadero más para ladrillos. “Además, hicimos una inversión muy grande de dos brazos robots que han ayudado a mejorar la producción de nuestro ladrillo estrella, que es la lozeta de techo y también de otros ladrillos”, indicó el profesional.
“En 2017 vamos a terminar de arreglar el área de fabricación de viguetas, para la que ya compramos maquinaria italiana de última generación”, agregó.
Compromiso con el medio ambiente
El imponente tamaño de la fábrica de Chirino no se traduce en perjuicio ambiental para su entorno. Por el contrario, sus dueños se enorgullecen de aclarar que su empresa es sustentable.
“Usamos los recursos de la naturaleza. En los procesos de fabricación del ladrillo común se usa tierra de grano, que es la tierra cultivable. Es un gran pecado y está penado legalmente en muchas partes del mundo también. Nosotros, en cambio, utilizamos arcillas que vienen de aluviones. Hacemos una extracción de arcilla está en el kilómetro 95 en San Juan” explicó el empresario.
“No se rompen los cerros, ni se dinamita. Lo que hacemos es limpiar los cauces del barro que viene de la montaña con la crecida de los aluviones. Favorecemos al mantenimiento de los canales y utilizamos esa arcilla que, una vez que está seca, sirve para producir los ladrillos”, prosiguió.
“La naturaleza mezcla prácticamente en condiciones perfectas la arena y la arcilla que necesitamos. Si la mezcla tiene mucha arena la arcilla se hace más vidriosa y débil. Si en cambio tiene exceso de arcilla, el material se contrae más y sea hace difícil de tratar”, explicó.
Familia de empresarios
Industrias Chirino nació en 1980 y en sus 37 años de experiencia ha sabido expandirse mucho más allá del rubro de la construcción.
Industrias Chirino es la empresa madre, pero la familia Chirino es también propietaria de Mod Hotel (Federico Moreno 1230 de Ciudad) y Antigua Bodega, dedicada a la producción vitivinícola. “Hemos hecho en los últimos años modificaciones administrativas que incluyen fusión de empresas. En el área vitivinícola fusionamos Antigua Bodega con Viñas de Chirino y hoy se llama Bodegas y Viñedos Chirinos S.A”, aclaró Alberto Chirino.
Además, forman parte del grupo dos fincas ubicadas en San Juan y la empresa CHJ Inversores, que se dedica solo a hacer inversiones financieras. Un logro de esa administración, fue la colocación de acciones en Banco San Juan.